viernes, 12 de octubre de 2012

Acoso cibernetico en Redes Sociales Gay

  
El Azul en el ArcoIris reproduce a continuación y de forma completa el artículo "Redes Sociales, Redes Mortales" de Romero Prieto y publicado en www.corresponsalesclave.org

Como si no bastara con la violencia social y política que deben enfrentar las comunidades LGBT en Latinoamérica, las redes sociales podrían convertirse en el nuevo rostro de la violencia y el acoso para los grupos que habían encontrado en ellas un espacio relativamente seguro para el relacionamiento y la socialización.
Por: Carlos Romero Prieto

Natasha Rossenberg fue coronada hace menos de un año como Miss Gay Guatemala, convirtiéndose en una figura recurrente en páginas y blogs vinculados a las comunidades de lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT). Entre la gama de páginas disponibles, destaca la de Víboras GT, dedicada a criticar ácidamente a figuras del transformismo de la escena nacional, entre comentarios clasistas y racistas. El último de sus blancos fue Natasha, quien –según comentarios de amigos y allegados- pasaba por un delicado momento personal, que fue expuesto despiadadamente y sin consideración alguna por l@s administradores de la página mencionada.
Todo apunta a que la presión fue demasiada y el pasado lunes 9 de octubre Natasha se suicidó. Las páginas personales e institucionales se rasgaron las vestiduras por el hecho y el sitio aludido desapareció de la red azul, no sabemos si por denuncias o por estrategia de los administradores para evadir la responsabilidad de los hechos.


El evento permite muchas lecturas, entre las que destaca la importancia de las redes para las comunidades que tradicionalmente han sido excluidas y condicionadas a la clandestinidad y el anonimato, pero hace evidente además la enorme homofobia, lesbofobia y transfobia interiorizada, que promueve, exalta y celebra espacios desde los cuales, con total impunidad, se denigra y humilla a los propios pares.
Por otro lado, este hecho desnuda la fragilidad del tejido comunitario e institucional, que no ha podido contener esta oleada de intolerancia ni articulado acciones para contrarrestar el surgimiento de estos actos y sus efectos. Menos aún, para constituirse como querellantes adhesivos o terceros interesados en la persecución legal de las y los responsables.
Todos y todas –en mayor o menor medida- somos conscientes de los riesgos de exposición y “visibilización” que suponen las redes, pero no hemos dimensionado el alcance de tales efectos y, mucho menos, hemos trazado los límites necesarios para hacer de la experiencia un complemento y no el centro de nuestra interacción social/sexual.
¿Cómo enfrentaremos las comunidades y especialmente las organizaciones estos hechos? ¿Podremos obtener condenas en este sentido? El reto es enorme, pero también puede constituirse en un hito, al enfocar todos los esfuerzos para identificar y procesar a las o los responsables. Depende de todos y todas.
Hace algunos días el recién designado Procurador de Derechos Humanos. Jorge de León Duque, manifestó a quien escribe su disposición para crear una defensoría especializada en comunidades LGBT, reconociendo la existencia de casos de discriminación, violencia y crímenes de odio, así como la necesidad de articular la estructura programática que lo facilite.
Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha aceptado la solicitud de Guatemala para una audiencia temática el próximo 31 de octubre, en la cual la delegación designada presentará un análisis de coyuntura –enriquecido con casos emblemáticos- para visibilizar las realidades y retos para la defensa y promoción de los derechos humanos LGBT en este país.
¿Qué pasará luego? No lo sabemos. Probablemente, como suele suceder, el caso de Natasha engrosará la nutrida lista de hechos impunes en el país, o probablemente –despiértenme si estoy soñando- la indignación hinchará los corazones y sacará de nuestra médula la indiferencia, el temor y la apatía para no permitir nunca más que nadie se sienta tan humillad@ y sol@ como para tomar una decisión tan radical como la de Natasha, ni en Guatemala, ni en otra esquina de este desangrado continente.

Todos los artículos pueden ser compartidos y publicados siempre que sean citados los datos de la fuente.

Fuente:
http://www.corresponsalesclave.org/2012/10/redes-sociales-redes-mortales.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario