lunes, 28 de noviembre de 2011

Un llamado de las comunidades LGBT al nuevo gobierno de Guatemala

Ciudad de Guatemala, 28 de noviembre de 2011. Las comunidades LGBT a través de diversas organizaciones que las representan, se unieron con el comisionado presidencial contra el Racismo, Becquer Chocooj para solicitarle al nuevo gobierno guatemalteco, que entrará en funciones el próximo 14 de enero de 2012 a que aperture el diálogo con dichas comunidades.
Solicitaron así mismo, generar acciones concretas alrededor del Ministerio de Gobernación para brindar mayor seguridad a dicha conglomerado y al Ministerio Público a que defina una Fiscalía contra la Discriminación, que de seguimiento a todos los casos de discriminación de cualquier tipo que se generen en el país.
La actividad cerró con la declaración conjunta de las organizaciones a través de un manifiesto donde dieron a conocer sus demandas.

Mas Información.
Siglo XXI. Estuardo Zapeta. La Guatemala Incómoda. 
Prensa Libre. Erradicar discriminación.

El día que Eloy conoció a Jolié

En historias LGBT reproducimos integramente la entrevista que ElPeriódico hizo a la transgénera Jolié y que fue publicada el 27 de noviembre de 2011. Fuente: Elperiódico

Supo que era tiempo de decir la verdad en el funeral de su madre. Por casi medio siglo lo había escondido y ya le pesaba demasiado. Así que unos días después se decidió: con la muerte de su madre nacería Jolié.

Primero reunió a sus hermanos en casa, después a sus hijas, más tarde fue con los compañeros de trabajo y por último con los vecinos. “Buenas tardes, solo venía a informarle que he decidido cambiarme de género y que a partir de mañana usted me verá vestida de mujer”. El que recibía la noticia no sabía muy bien qué hacer, que el vecino, el padre de familia que había conocido por tantos años como un hombre, de repente le dijera  que mañana llevaría falda no era algo muy simple de asimilar. La gente le daba las gracias por la información, y solo uno, en el trabajo, se atrevió a felicitarlo, pero ella no estaba buscando apoyo, la decisión ya estaba tomada.

Su cabello encrespado enmarca un rostro moreno, bajo las cejas, finamente depiladas, resaltan unos ojos oscuros, tras la vitrina de unas gafas doradas. Su nariz fina y las líneas de sus mejillas son perfectamente femeninas. También los labios delgados y rojos. Quizá solo una breve sombra bajo su boca pueda dar un atisbo de que Jolié fue, por 57 años, un hombre. Casi medio siglo lo pasó actuando, “como un actor que se aprende su papel”, forzándose a dar un apretón fuerte de manos cuando saludaba y no un beso en la mejilla, obligándose a no pestañear más de la cuenta, a no ser lo que, ella dice, siempre fue: una mujer.

Se dio cuenta a los 8 años. Una tarde se coló en el clóset de su mamá y le robó una faja. La usó tanto que quedó sucia y desgastada. Llevarla puesta le hacía feliz. Pero su madre lo descubrió y se sintió profundamente ofendida, “un niño no usa ropa de mujer”, le gritó y, paliza de por medio, le prohibió volver a tocar una prenda femenina. Y Eloy lo hizo, se reprimió las ganas de usar una falda por 49 años. “Ese día yo me prometí a mí misma que cuando pudiera hacerlo lo iba a hacer”, cuenta. El momento le llegó cuando murió su madre, “ya no le debía obediencia a nadie”, recalca.

Hoy en día a Jolié le emociona que el ayudante del chofer le tome del brazo cuando baja de la camioneta. Le encanta que los hombres en la calle le lancen algún piropo, o que el dependiente de la panadería le diga “buenas tardes, señora”. Estas cosas tan simples, que las mujeres suelen pasar por alto a diario, a Jolié la hacen feliz.

El cambio no ha sido sencillo, porque ha tenido que enfrentarse a criticas, a su propia familia, se ha quedado sin trabajo y ha sufrido discriminación, pero todo ha valido la pena.

Jolié en la iglesia

A una de las personas a las que Jolié advertió de su transformación fue al párroco de la familia. Contrario a lo que se podría imaginar, el sacerdote  escuchó con paciencia y comprensión. Jolié salió de la iglesia con la bendición del cura. “Le expliqué todo con bases teológicas”, cuenta, porque Jolié es además teóloga. Sus amplios estudios de la Biblia la han llevado a descubrir los inicios de la persecución contra los homosexuales: “Cuando los judíos retornaron a la tierra prometida descubrieron que estaba ocupada por los babilonios. Los babilonios adoraban a varios dioses, en ese entonces los judíos eran los únicos que creían en un solo Dios”, explica. “El templo del dios Baal se sostenía en base a los prostitutos sagrados del templo. Cuando los judíos llegaron y se encontraron con esto, se inició la persecución contra los homosexuales, porque per se ser homosexual significaba ser servidor de otro dios. No era por su sexualidad sino por razones netamente religiosas que empezó la fobia, porque ser homosexual significaba que servías a otro dios, incluso con tu propio cuerpo”, agrega.

La Iglesia católica todavía no acepta la homosexualidad, pero muchos homosexuales sí aceptan a la iglesia católica. Un estudio de la organización Reinas de la Noche da cuenta de que el 56 por ciento de las trans guatemaltecas son católicas.
“La homosexualidad siempre ha existido; en la civilización griega y romana la homosexualidad era algo muy normal. El rey David tuvo una relación homosexual y esto está documentado en la Biblia. El punto es que la homosexualidad es una condición innata al género humano”, explica Jolié. “Si todos somos creación de Dios y aceptamos que Dios es perfecto, decir que los homosexuales somos una aberración es igual a decir que Dios no es perfecto”, sentencia.

Jolié y el trabajo

Jolié es administradora de empresas, sexóloga, teóloga, técnica en reparación de computadoras, técnica en redes PoP, técnica en conectividad a Internet, gestora cultural, correctora, editora de textos, escritora y estilista. Pero no tiene trabajo. Un montón de títulos no le sirven de mucho cuando en su currículo también dice que es transgénero. “Ni siquiera me llaman a las entrevistas y cuando me llaman es para cumplir un requisito nada más”.

Por esto vive de lavar ropa ajena, de vender productos por catálogo y de lo que le da un pequeño salón de belleza al que solo llegan cuatro clientas. Además, de vez en cuando, le envían textos para corregir. Nada más. Desde que salió del clóset no ha conseguido un trabajo estable. Durante cinco años laboró en un periódico como correctora, pero tras cambiarse de sexo sufrió el acoso de un compañero que llegó incluso a llamarle “hueco”, por eso se marchó.  Vive en la casa que le heredó su madre a ella y a cuatro hermanos más, y tuvo que vender su carro para inaugurar el salón de belleza. “A veces como, a veces no”, cuenta.

Jolié y la familia

Los únicos que no saben la verdadera sexualidad de Jolié son sus nietos. Cuando decidió convertirse en mujer, hace cinco años, eran muy pequeños, y sus madres no quisieron decirles nada. Ahora cada vez que le visitan Jolié tiene que “disfrazarse” de hombre para verlos. No pasa muy a menudo, sus hijas viven lejos y no tomaron del todo bien que su padre sea ahora una señora. “Una de mis hijas se puso furiosa y la otra lloró”, recuerda Jolié, “las visité a las dos y delante de sus maridos les conté mis planes”. Jolié había incluso ideado un juego para, poco a poco, irles contando la verdad a sus nietos: “Se llamaba cambio de nombre”, recuerda, “íbamos a jugar a que nos cambiábamos de nombre y el que se equivocara tendría una penitencia. Así iban a empezar a decirme Jolié”. No tuvo tiempo de ponerlo en práctica, sus hijas no estuvieron dispuestas a que los niños lo supieran.

Una de sus hermanas le pidió que se quitara el apellido de la familia, porque le avergonzaba. Entonces Eloy  se convirtió en Jolié Totò Ryzank Voldan, su nombre de mujer.

Jolié y los transgéneros en Guatemala

En los restaurantes entran en el baño de mujeres, en las filas de los conciertos o las discotecas suelen revisarles policías mujeres, pero hay casos en los que alguien se percata de que tienen la espalda ancha o la voz demasiado grave y les mandan a la línea de los hombres. “Si un transexual cae preso, ¿a dónde lo llevan, a la cárcel de hombres o de mujeres?”, se pregunta Jolié.

En Guatemala no existe una ley que determine qué hacer en estos casos. El registro civil tampoco puede cambiar el sexo a un transgénero en sus documentos. Son mujeres –porque se sienten mujeres y llevan una vida adaptada al género femenino– que ante la ley son tratadas como hombres.

Otros países como España, Alemania y Suecia han solucionado este problema con legislaciones que les permiten ser tratadas como mujeres en todos los aspectos. Cuando el transgénero demuestra que ha llevado una vida de mujer y que es considerada por otros como una mujer, tiene derecho a que en sus documentos se cambie de sexo. Así, aunque tenga pene, puede ingresar en una cárcel de mujeres o acogerse a las leyes específicas para las mujeres.

Jolié está segura de que con el tiempo la vida será más sencilla para los transgénero. “Lo que es real es que la evolución sigue y el género humano no es la excepción”, dice. “Hay especies de peces que adoptan el papel de hembra o macho, según sea su conveniencia. Umberto Veronesí, candidato al Nobel de Medicina en 2008, afirmó que en tres generaciones predominará el bisexualismo en el género humano. Ya hay personas que están naciendo con los dos sexos, el hecho de pensar que el humano está exento de la evolución es un completo error”.


Fuentes:
El artículo pertenece a Elperiódico
Fotos del perfil de Jolie en Facebook

domingo, 20 de noviembre de 2011

Ampliando debate sobre la discriminación en Guatemala

Ciudad de Guatemala, noviembre 2011. En un esfuerzo bipartito por ampliar el debate sobre la discriminación en Guatemala, la Comisión Presidencial contra el Racismo y la Discriminación, CODISRA  y organizaciones de base comunitaria LGBT se reunieron este jueves 17 de noviembre de 2011 en Ciudad de Guatemala. Becquer Chocoj, Comisionado presidencial contra el Racismo se reunió con dirigentes de las organizaciones: OTRANS Reinas de la Noche, Asociación Ayuda Joven y Organización Gente Feliz, colocando en en la mesa de discusión la necesaria ampliación del concepto de "discriminación" en Guatemala, para asi incluir de manera efectiva, el estigma y rechazo que pesan sobre las comunidad LGBT en el país. Choqoj hizo un llamado especial al sistema de Naciones Unidas para que apoyen esta iniciativa en la búsqueda de una Guatemala más justa e incluyente de todos sus sectores.

Más información:
Emisoras Unidas online 
Prensa Libre

viernes, 11 de noviembre de 2011

Microempresas: Fomento a la inclusión social

Guatemala, 11 de noviembre de 2011. La Asociación LAMBDA de Guatemala en conjunto con la Organización Amigos de Santiago Atitlán (OLAS), agrupaciones por la diversidad sexual, presentaron  este día, los resultados del proyecto de creación de miniempresas enfocadas a la artesanía local en el departamento de Sololá, ubicado en el altiplano guatemalteco.

Con la presencia de distinguidos invitados, entre los que se encontraba Enrique Zelaya, representante de país del ONUSIDA en Guatemala se dieron a conocer las conclusiones sobre el contexto social en los que viven los jóvenes con orientación sexual e identidad cultural definidas.

Los  miembros de OLAS comercian sus artesanías, entre las que se encuentran creativas y elegantes joyas de mostacilla, textiles y cristales, bajo el sugestivo nombre de Perlas del Lago, las cuales se encuentran disponibles en el sitio http://perlasdellago.wordpress.com

Referencia: Reportajede.com 

sábado, 5 de noviembre de 2011

Marlon Francisco: Cantante, poeta y activista

La Razón de mis versos. Poemario Recintos Olvidados

Ciudad de Guatemala, 05 de noviembre de 2011. En la sección "Rostros LGBT en Guatemala", dentro del blog Azul en el Arcoiris, conozcamos a Marlon Francisco, amante del canto, la poesía y el activismo por los jóvenes y la diversidad sexual:


Soy  una persona que está en la construcción perpetua de su identidad femenina, que no depende de cómo se ve sino como se siente, ¡soy cantante, poeta y activista!

He vivido muchas vidas a la vez, me siento privilegiada en muchos aspectos: En lo material más no en lo económico, con varios talentos, quizás no lista, pero muy analítica,  me rodea un celo y protección familiar, cuento con la gente que llega a mi vida y me toma para sí. Tengo también mis lados trágicos entre ellos mi salud, el mal aprovechamiento de lo que tengo. Entre mis tragedias personales se encuentra el dilema sobre la vida que me quita a los que he querido, ya sean animales o personas.

Me dedico profesionalmente a la literatura, a escribir, a hacer crítica por encargo, hago prólogos, comentarios, talleres, canto y promociono eventos artísticos. En mi activismo me fortalezco  aprendiendo para aplicarlo a lo que hago. Por medio de mi organización y a través de ella hago talleres de arte en diversos lugares. He alcanzado comunidades (en Ciudad de Guatemala) que viven gran violencia: El Mezquital, Carranza, Puente Belice, Villalobos.  Ahí he realizado talleres de expresión artística y canto. Como escritor  poseo 4 libros  (poemarios), a quienes  llamo mis hijos.  Como cantante he participado en al menos  veinte representaciones artísticas en la Gran Sala del Teatro Nacional (de Guatemala), tres de ellas como solista. Otro de mis logros ha sido salir de mi país gracias a la ópera. Por mis diferentes facetas he tenido presencia en radio y televisión. En actuación he participado en tres obras de teatro con papeles protagónicos, así que aún no siendo actor, poseo esa chispa dramática.  Con relación a la juventud, uno de mis logros más preciados fue que en medio de la tormenta Agatha (Tormenta tropical que afectó Guatemala en mayo de 2010), lleve a mis alumnos del Mezquital a cantar con los niños viviendo con VIH. Fue emocionante ver como los niños escuchaban y se emocionaban con Igor Stravinski.  En mi activismo he sido comisionado presidencial de la niñez, cuatro años coordinador general adjunto de la Coordinadora Juventud por Guatemala, miembro del Consejo Ejecutivo Nacional de la Asamblea Nacional de Jóvenes de Guatemala. Un hito personal fue ser designado anfitrión en mi país con los representantes de Centroamérica que participaron en el Encuentro Mesoamericano de Juventudes, dándoles la bienvenida como si de mi casa se tratara. En general puedo decir que me dedico a mantenerme con vida.

Entre mis tristezas recuerdo haber iniciado mi adolescencia, mi sexualidad y mi forma de pensar, encerrado en un colegio católico para varones, lugar donde me lastimaron el espíritu y el alma. He perdido a gente que ha muerto temprano y me duele saber que en un par de años se irán más.  Sé que cuando muere alguien no se va del todo, porque sigue doliendo, hay una acumulación de cosas. Es triste vivir la navidad sin la fulana, comer fiambre (platillo tipico guatemalteco) sin aquella otra o en un cumpleaños no tener el abrazo del fulano y todas las costumbres a las que no podemos desapegarnos. Mi tercera tristeza es haberme enfermado muy joven a causa de la diabetes, porque esta enfermedad no la pedí, sino que sencillamente se me dio. Y aunque mi madre lo dijo casi como blasfemia, deseando  se apartara de mí este cáliz, lo siento como inevitable fracaso y frustración. Sé que es una enfermedad metabólica y la reconozco como una sentencia de muerte que me impide visualizarme de forma coqueta a unos ya inalcanzables cincuenta años. Ya ni siquiera es posible  tener acuerdos con la vida porque ella no puede asegurarme otros diez años más.

Cuando despierto pienso que sigo viva otra vez.  Canto en la ducha, Habitualmente no desayuno y cuando lo hago me alimento de ensure (complejo de vitaminas y minerales entre otros), yogurt y pastillas.

Me siento orgulloso de tres partes de mi cuerpo: Cerebro, ojos y boca (Mis tres instrumentos), por el contrario, no me siento orgulloso para nada de “mi páncreas cerote” (expresión de enojo, considerada ofensiva en Guartemala). Soy feliz dentro de mí, con mucha música a mí alrededor, de hecho mi momento de paz es cuando canto a solas. Reconozco a la lectura como mi vicio sano, leo toda clase de poesía, poca narrativa, textos políticos e historia del arte, en especial de canto. No me considero  ordenado, ni en mi casa ni en mi vida. Vivo conectado al internet todo el tiempo, al punto de que si fuera a una isla desierta,  llevaría conmigo algún medio de comunicación. Mi virtud secreta es que en el fondo no me considero vengativa, recibo bien a los que me tratan mal.
                                                                                                            
Amo de los hombres cuando te ven perplejos porque descubren que eres más inteligente que ellos o cuando esconden la cara porque dicen te amo y les provoca vergüenza. No soporto de ellos el que no quieran jugar con las reglas claras. Si no ofrecen fidelidad, pues que no la pidan. Mi beso perfecto sería dado en la Antigua Guatemala, luego de un concierto de ópera, primero intercambiando regalos y abrazos, luego diciendo lo que sentimos y finalmente besarnos. Mi primera vez fue a los 13 años, fue breve para mi gusto, no me dejaron siquiera hablar y hasta me condicionaron. He besado a varias chicas, más bien me he prensado (besado repetidamente) con varias. Considero al AMOR como el mejor sentimiento del mundo y a la carencia de afecto como el peor.

Me satisface de mi trabajo que una misma herramienta sirva a la persona para satisfacer necesidades propias. Que una misma planta de diferente fruto. Me hace sonreír la cara de mis alumnos cuando aprenden algo nuevo. Me enorgullecen en este mundo tres mujeres: Mi abuelita, mi mamá y mi amiga Adelaida. Mis ambiciones por cumplir son  salir nuevamente de mi país a cantar ópera y que el estado de Guatemala,  a través de su editorial oficial,  publicara uno de mis libros.


¡Soy una diva total! Un poco temperamental, apasionada, intensa, fuerte,  lo quiero todo en mi camino o si no formó una tormenta en un vaso de agua, sin embargo tengo un corazón generoso, amo a mis amigos con pasión e intensidad. No  prometo que no cometeré errores, pero siempre trataré de corregirlos y mejorar mi actitud. Soy diva y mucho,  pero insensible y poco solidaria jamás. Abofetearía a cualquier persona que se aproveche de la nobleza de la gente y que hace algo por este país.


No dejaría el arte por el amor, más bien vivo el amor por el arte. Mis artistas favoritas en literatura son guatemaltecas: Isabel de los Angeles Ruano, Johanna Godoy, Adelaida Loukota. Me gustan los pintores impresionistas y  los buenos cantantes de ópera, los demás “pelan” (comentario guatemalteco que significa que "no importan"). Si pudiera, elevaría una estatua al ser humano asexuado y del futuro, aquel libre de pobreza, discriminación y retraso. Aquel que trabaja no por la meritocracia ni por el pisto, sino porque con su granito,  ayuda a hacer crecer a la humanidad. A aquel ser humano que trasciende con nobleza y de buen corazón. Creo que por cada decisión en la vida, esta implica éxito y fracaso. Canto a pesar de mi salud que ya no me lo permite, sigo escribiendo y leyendo sin tener ojos saludables. He perdido cosas por seguir otras.




 Sobre mi país, creo que Guatemala es un lugar de sonrisas y lágrimas a la vez.  Una bendición que maravilla y una tristeza tan honda. Una nación dividida entre la vida y la muerte, veneno que arde, que gusta y que duele.  Pienso que la comunidad LGBT no es una familia en sí, somos  distintos rostros de una realidad golpeada  (siendo esta el verdadero elemento en común).


Creo que en realidad todas las personas estamos buscando acá algo que no hemos perdido, somos como el recién nacido que busca los ojos de alguien para poder devolverle algo, buscamos  validación. Somos como ríos que en el camino  ayudamos a florecer o dar de beber,  mientras otros destruyen o ahogan. Pero a todos se nos olvida que como ríos siempre regresaremos al mar. Regresaremos a la pieza que no nos hacía falta.


Enlaces de Marlon Francisco:
Facebook     Sonico    Youtube   

Poesía de Marlon Francisco
Te prometo Anarquia    Villa de Mixco

Canto con Marlon Francisco


Incidencia de Marlon Francisco



viernes, 4 de noviembre de 2011

Dandole rostro a la comunidad LGBT de Guatemala

Ciudad de Guatemala, 04 de noviembre de 2011.

¿Existe realmente una comunidad LGBT?
¿Quienes la integran? 
¿Tendrán una historia que contar?


El Azul en el Arcoiris  considera importante reflejar no solo las historias comunitarias que viven lesbianas, gay, bisexuales y trans en este país centroamericano, sino  y más importante aún, dar a conocer a  la misma comunidad LGBT y las personas que la integran. De esa cuenta, se abre el espacio "Historias LGBT en Guatemala" que presentará desde noviembre 2011, reseñas de vida de personas que con sus propias existencias, enriquecen la historia de la no heterosexualidad guatemalteca.

Ver más en: Historias LGBT en Guatemala